Invita IMSS aprovechar la cuaresma para una alimentación saludable.

El pescado es tan versátil que puede prepararse de muchas maneras y combinarse con variados alimentos, es además ideal por sus propiedades nutritivas, fácil digestión y efecto protector del corazón

Salud / Redacción / Febrero 09, 2016

Cd. Reynosa, Tamaulipas.-Nutriólogos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Reynosa, Tamaulipas, informaron que el periodo de la Cuaresma puede ser un buen momento para revisar los hábitos alimenticios para obtener un estado de salud óptimo y un peso corporal adecuado.

Explicaron que las personas en edad productiva --entre los 20 y 59 años de edad--, deben consumir un promedio de mil 500 y mil 800 kilocalorías al día, con excepción de las mujeres embarazadas y aquellas personas que realizan actividad física de manera sistemática.

Al respecto, la jefa de Nutrición y Dietética en el Hospital General de Zona (HGZ) N.° 15 en esta ciudad, Ivonne Gómez Torres, informó que para lograr este objetivo, se debe privilegiar un régimen alimenticio que contengapor lo menos tres raciones de frutas y tres de verduras, añadir una porción de leguminosas, como lentejas, garbanzos, habas o frijoles, así como tres porciones de proteína animal y cada una debe equivaler a treinta gramos.

Resumió:  se deben de consumir noventa al día, y éstas serían de filete de pescado, pollo -sobre todo pechuga-, o una taza de leche.

En este sentido, mencionó que como en periodo de cuaresma se privilegia el consumo de pescado, es un buen momento para iniciar un régimen alimenticio saludable, y que al mismo tiempo permita obtener el peso adecuado para cada persona, sin embargo advirtieron que es muy importante tomar medidas de salubridad para su ingesta, y éstas van desde palpar su olor, color y textura, conocer su procedencia, hasta el lavado y su adecuado cocimiento.

Gómez Torres apuntó que el pescado es tan versátil que puede prepararse de muchas maneras y combinarse con variados alimentos. Es además, la carne más recomendable para la dieta, por sus propiedades nutritivas, fácil digestión y efecto protector del corazón. Se puede sazonar con ingredientes como laurel, menta, mostaza, ajo, nuez moscada, cebolla, orégano, chile, romero o azafrán, entre muchos otros condimentos.

La nutrióloga del IMSS agregó también, que la mayoría de los pescados son ricos en proteínas de magnífica calidad y su contenido de aminoácidos esenciales es igual al de la carne roja, con la particularidad de que es más digerible por tener menos tejidos conectivos, “la proteína del pescado se aprovecha para el crecimiento y formación de las células de los tejidos, además, de que es rica en minerales.”

Por otra parte, destacó que los camarones son una magnífica fuente de proteínas con casi nada de grasas, lo que se traduce en bajo contenido calórico y un elevado poder nutricional, que los convierten en un alimento ideal para quien está a régimen dietético; son una buena fuente de vitamina B3, satisface la necesidad de vitamina B12, ofrecen buena calidad de calcio, potasio, fósforo y cobre, pero destacan más en selenio y yodo.

Mientras que en el caso de los ostiones, éstos no son tan ricos en proteínas como la carne, pero la poca que contienen es tan alimenticia como cualquiera, con el beneficio adicional de que están desprovistos de grasas y tienen 30 por ciento menos colesterol, “los ostiones superan a las carnes rojas en contenido de vitamina B12, contienen un poco de vitamina C y mucho hierro, tanto o más que un filete de ternera o cuatro huevos de gallina.”

La especialista del Seguro Social expresó que un control adecuado en la alimentación, que incluya las porciones recomendadas al día, permitirá mantener el peso adecuado, un mejor control de las enfermedades crónico-degenerativas como diabetes, hipertensión arterial, artritis, colesterol elevado, obstrucción arterial en el corazón y cerebro, así como varices y hemorroides.

Para finalizar, reiteró la invitación a la población en general a sumarse a la campaña del gobierno federal: Chécate, Mídete, Muévete, para que a la institución de salud a la que pertenezca, solicite su registro e inicien, un nuevo estilo de vida, más saludable y de mayor calidad.