La boda 'más pesada' del año

La noche del domingo fue para Manuel el momento más feliz de su 43 años

Nacional / El Universal / Octubre 27, 2008

La noche del domingo fue para Manuel el momento más feliz de su 43 años, porque finalmente se pudo casar con su novia de hace dos años, Claudia Solís. Dice que ahora lo que sigue es tener a sus hijos y verlos crecer.

A las 17:30 horas, Manuel Uribe, quien llegó a pesar 560 kilogramos y con ello obtener el Récord Guinness 2007 como el hombre más gordo del mundo, salió de su casa en el municipio metropolitano de San Nicolás, para ser trasladado postrado en su cama en un camión de tres y media toneladas hasta el Club de Leones Monterrey.

En ese lugar, donde fue programada su boda, fue recibido por casi medio centenar de reporteros y fotógrafos de Japón, Alemania, Estados Unidos, México y de varios países de Sudamérica, que no tuvieron acceso a la ceremonia porque Manuel vendió la exclusiva a Discovery Channel.

La inseparable cama, en la que por 10 años se ha mantenido postrado, lucía pintada de un color perla que hacía juego con la camisa de Manuel, tipo guayabera y decorada con listones de seda blancos.

“Estoy muy contento”, dijo el hombre más gordo del mundo, a quien se le conoce como Meme. “Es el momento más feliz de mi vida, estoy un poco nervioso pero me siento muy contento”, añadió.

—¿Qué planes hay después de tu boda?

—Ya le dije a Claudia que quiero que tengamos dos hijos; yo quiero mucho a sus hijos y los quiero como míos, pero me gustaría tener dos más que sean de los dos.

Unos treinta minutos después del arribo de Manuel, llegó Claudia Solís, ataviada con un vestido blanco, que dijo “es importado de Nueva York”.

Divorciada y con dos hijos, Claudia habló de su relación: “A pesar de todo lo que se ha dicho en mi contra, Manuel y yo nos amamos. Triunfó el amor en nuestra relación y estoy muy contenta porque hoy nos casamos”.

Entre los invitados de honor estaban los padrinos de boda: Cristina Díaz, la alcaldesa de Guadalupe; Rafael Paz, alcalde de Santiago; Ceferino Salgado, edil de San Nicolás; Abel Guerra, titular de proyectos estratégicos del gobierno de Nuevo León, y Ángel Alameda en representación del gobernador del estado, Natividad González Parás.

También llegaron los médicos de cabecera Gustavo Orozco, Silvia Orozco y Barry Sears. Este último aseguró que Manuel “goza de la salud de un adolescente” y que “claro que puede tener hijos y en unos dos años a más tardar medicamente estará en las condiciones perfectas” para ello.

Tras la ceremonia nupcial, se preparó un banquete bajo en calorías (pollo al vapor y verduras). Se ofreció whiskey, refrescos de sabores y agua purificada. La llamada boda “más pesada del año” fue amenizada por los grupos Pesado y La Firma.