* EFECTOS EN LA SALUD DEL BEBÉ POR BEBER DURANTE EL EMBARAZO

-- El alcohol pasa por la placenta y provoca daños de por vida

Salud / Carolina Velázquez / Abril 03, 2010

México, DF, 31 mar 10 (CIMAC).- Cuando una mujer bebe durante el embarazo corre el riesgo de que el bebé presente el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF) y, en consecuencia, padezca un conjunto de problemas físicos y mentales tales como retraso en el crecimiento, alteraciones en el sistema nervioso central y alteraciones faciales.

Según la Organización Nacional sobre el Síndrome Fetal del Alcohol de los Estados Unidos, cuando una mujer embarazada bebe alcohol ya sea cerveza, vino o bebidas mezcladas también lo hace el bebé, el alcohol pasa por la placenta y afecta directamente al desarrollo del bebé, provocándole daños de por vida.

Al respecto, la doctora Marcela López Cabrera, profesora de carrera en el Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señaló en entrevista en el programa Diálogos en Confianza, en el canal Once TV, que el SAF sólo se presenta en mujeres que beben durante el embarazo y existen tres teorías mportantes de su origen.

La primera habla de la existencia de un desequilibrio provocado por el alcohol, lo que hace que el bebé tenga vaso constricción en los tejidos de alto crecimiento y esto dañe su desarrollo. Otra de las causas importantes para producir ese daño es que el alcohol se metaboliza en el organismo en el acetaldehído. Y una tercera teoría, la más reciente, dice que el alcohol interfiere en el crecimiento de las neuronas.

Marcela López Cabrera señaló que para que un bebé sea diagnosticado con este síndrome tiene que cumplir los siguientes cuatro requisitos.

Retraso en el crecimiento pre y post natal, es decir, niñas y niños con un desarrollo menor a un
10 por ciento con respecto al peso, a la altura y al perímetro cefálico con respecto a los demás bebés.

Otro son alteraciones en el sistema nervioso central, como retraso mental es uno de los trastornos más graves y frecuentes, problemas con el desarrollo del lenguaje, trastornos de conducta como la atención, impulsividad y la habilidad emocional.

También alteraciones faciales: microcefalia (bebé con cabeza muy pequeña), microftalmia (bebé con los ojos chiquitos), párpado superior doblado en sus extremos y uno de los ojos muy chiquito, orejas con alteraciones (generalmente se implantan más bajo que el resto de las personas), labio superior que no tiene hendidura en medio y labio superior delgado y mandíbula pequeña.

Y, por último, alteraciones congénitas en el corazón.

Con el tema Bases neurológicas de las adicciones, el próximo 14 de abril la doctora Marcela López Cabrera se presentará en la celebración del 7º aniversario de la asociación civil Nueva Identidad, cuya misión es atender a personas con problemas en el consumo de drogas y alcohol.

Además de impartir cátedra de farmacología, en la UNAM, López Cabrera ha sido profesora invitada a cursos de posgrado, dado clases de neurofisiología y psicofisiología en la Facultad
de Psicología y coordinado diversos diplomados de farmacología clínica en la Facultad de Medicina.

También ha participado en diplomados en adicciones en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y es profesora de la especialidad en adicciones en el Centro de Estudios Superiores Monte Fénix.

Una línea de investigación de esta mexicana, especialista en farmacología, es la de conocer
las propiedades discriminativas de fármacos analgésicos y antidepresivos, con ello busca saber el control que ejercen estas substancias en la conducta de un organismo.

Desde 2005 es coordinadora de investigación en la Facultad de Medicina de la UNAM, área donde ha realizado diversos proyectos de investigación sobre farmacología conductual, específicamente
sobre propiedades discriminativas de fármacos antidepresivos y analgésicos, y otros relacionados con evaluación educativa, tales como el aprendizaje de la metodología basada en problemas y el laboratorio de investigación como elemento formativo en las y los alumnos del Programa Núcleos de Calidad Educativa.