Al Momento-

* Médicos y psicólogos refuerzan binomio mujer-madre

-- Fortalecen estigmas contra las que no quisieron hijos

Salud / Guadalupe Cruz Jaimes / Mayo 20, 2011

Ciencias como la medicina y la psicología, que deberían ser “objetivas”, contribuyen a construir “la figura del eterno femenino expresado en el binomio mujer-madre”, y no respetan la voluntad de la población femenina sobre el ejercicio o no de la maternidad, acusa la antropóloga Yanina Ávila.

En su investigación “Mujeres frente a los espejos de la maternidad: las que eligen no ser madres”, la académica de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) afirma que la comunidad médica promueve el embarazo y el amamantamiento como curas para múltiples malestares de las mujeres, como los trastornos menstruales, varios tipos de cáncer (sobre todo de mama y cérvico uterino), incluso derrames cerebrales y padecimientos cardiacos.

En tanto, abunda, las disciplinas en el campo de la salud mental imponen el prejuicio de que la maternidad para las mujeres significa un “deseo natural y universal”.

Por ello, algunos psicoterapeutas consideran la vida de las mujeres sin hijos, ya sea por elección o por problemas de fertilidad, como “vacía, carente de la satisfacción y el calor que trae consigo la maternidad”, explica Ávila.

A las mujeres sin hijos se les califica como incapaces de comprometerse en relaciones cercanas e íntimas. En este sentido, detalla la especialista, las teorías psicológicas tradicionales refieren que las mujeres tienen mayor oportunidad de lograr su madurez psíquica y emocional cuando aceptan la maternidad que cuando la rechazan.

En México, el artículo cuarto constitucional estipula el derecho de las mujeres a elegir si procrean o no, pero cultural y socialmente las mujeres que eligen no tener hijos son estigmatizadas y rechazadas, critica Yanina Ávila.

La maternidad es considerada “un tópico mayúsculo, adherido culturalmente a la subjetividad y a la vida de las mujeres de manera casi epidérmica: una segunda piel”, escribe la investigadora en la revista Desacatos, editada por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS).

La pregunta “¿por qué tienes hijos?” raramente se realiza, pues existe la suposición de que la maternidad es un proceso inevitable y natural en la vida de las mujeres y como tal no se pone en duda, indica la autora.

Y añade que cuestionamientos comunes como “¿eres casada?” o “¿cuántos hijos tienes?” resultan incómodos cuando la respuesta es que no se tuvo ningún hijo. Desde cualquier espacio las mujeres que no quieren ser madres son consideradas “raras”.

Ávila sostiene que la transformación social incluye cambios en la conducta reproductiva de las personas por lo que ahora “las mujeres, ya no son simplemente mujeres, sino que tienen que decidir qué quieren ser, evidenciando el hecho de que ya la identidad de género no es algo que se asume como dado, como prescrito, sino algo que debemos y podemos definir”.

Los discursos que definen a las mujeres sin hijos como inferiores a las madres o como mujeres inacabadas “tienen una función política, en tanto cumplen el rol de influir en la decisión de las mujeres para tener descendencia, ya que construyen una visión negativa de quienes no son madres”, concluye la experta en temas de género.

11/GCJ/RMB/LGL