Al Momento-

* MÉXICO, EN EL “SUBDESARROLLO” EN LEYES SOBRE ABORTO

-- Legislación es cada vez más restrictiva: GIRE

Salud / CIMAC / Marzo 29, 2011

México, DF,Mar 11 (CIMAC).- A contracorriente de la tendencia mundial entre los países en desarrollo para ampliar las causales de la interrupción legal del embarazo (ILE) y despenalizar el aborto, en México la legislación restringe cada vez más los derechos de las mujeres a decidir sobre la maternidad.

En su estudio, “Leyes del aborto en el mundo”, el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) reporta que 22 países con índice de desarrollo medio y alto modificaron sus leyes, para ampliar las causales que permiten el aborto, y en siete de ellos esta práctica se despenalizó con el fin de procurar la salud reproductiva de las mujeres.

En contraste, advierte GIRE, en México 17 estados (más de la mitad) han penalizado la ILE en los últimos tres años.

En la investigación, GIRE indica los rezagos y avances en derechos sexuales y reproductivos en países desarrollados y subdesarrollados.

La organización civil insiste en que mientras la tendencia de los países es hacia la “liberalización” del aborto, en México la legislación es restrictiva, y la ILE sólo está permitida en algunas circunstancias y en general se carece de mecanismos que permitan el ejercicio de este derecho.

Detalla que de 2008 a la fecha, 17 entidades federativas cambiaron sus leyes locales con la finalidad de penalizar el aborto, por lo que el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos varía de un estado a otro.

GIRE refiere que a partir de la Conferencia Internacional sobre Población y el Desarrollo, realizada en 1994 en El Cairo, donde 170 países se comprometieron a procurar la salud reproductiva de las mujeres, 22 naciones aumentaron las causales que permiten el aborto, y entre ellas está la admisión de la ILE cuando sea a voluntad de las mujeres.

De los más de 20 países que cambiaron sus legislaciones, siete despenalizaron el aborto dentro del primer trimestre de gestación.

A estas naciones se suman 12 países que tras la Conferencia de El Cairo mejoraron sus mecanismos de acceso al aborto legal. Y sólo tres países hicieron cambios restrictivos.

GIRE enlista a Chile, El Salvador y Nicaragua, como los países donde el aborto está totalmente prohibido, incluso si el embarazo es producto de una violación sexual o si pone en riesgo la vida de la mujer.

La situación de estas naciones latinoamericanas –lamenta GIRE– refleja “el fuerte poder cultural y político que ejerce la jerarquía conservadora de la Iglesia católica” en la región.

En contraste, en 56 naciones el aborto es legal sin restricciones hasta las 12 semanas de gestación, entre ellas Cuba, Canadá, Estados Unidos, Puerto Rico, Alemania, Francia, Grecia, Suiza, Noruega, Dinamarca, Armenia, China, Nepal, Turquía, Sudáfrica y Túnez.

Los países que permiten el aborto para salvar la vida de la mujer son 65 de los cinco continentes, entre los que se encuentran México, Brasil, Venezuela, Irlanda, Mónaco, Indonesia, Filipinas, Afganistán, Kenia y Nigeria.

Mientras que el aborto es permitido en 35 países cuando está en riesgo la salud física de las mujeres, por ejemplo en Argentina, Perú y Uruguay.

La interrupción del aborto es legal en 23 países para preservar la salud física y la vida de la mujer.

En tanto, el aborto está permitido en 14 países por razones económicas, además de preservar la vida de las mujeres.

De acuerdo con el estudio de GIRE, las legislaciones que restringen el aborto varían de forma importante según el nivel de desarrollo de los países.

En 84 por ciento de los países desarrollados la interrupción del embarazo es legal cuando éste es producto de una violación sexual, mientras que sólo 37 por ciento de los países en desarrollo admite el aborto por esta causal.

Otro ejemplo es que el aborto por voluntad de la mujer es permitido en 67 por ciento de los países desarrollados, mientras que esta circunstancia se repite sólo en 15 por ciento de las naciones subdesarrolladas.

En su análisis, GIRE concluye que la legislación en aborto es “significativamente más restrictiva en países en desarrollo, lo cual evidencia y profundiza la inequidad social y aumenta los riesgos de morbilidad y mortalidad para las mujeres en edad reproductiva”.

En el mundo cada año se registran 210 millones de embarazos, de los cuales 80 millones terminan en aborto y de éstos más de la mitad son inducidos, de acuerdo con Belkis Aracena, investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

En un comunicado, el INSP refiere que del total de abortos inducidos, alrededor de 20 millones se practicaron en condiciones inseguras, casi todos en países en desarrollo.

11/GCJ/RMB/LGL