* Deficiente, la detección de cáncer de mama en México

-- Aumenta mortalidad de mexicanas por esa causa en un año: SS

Salud / CIMAC / Enero 08, 2010

México, DF 8 ene 10 (CIMAC).- En 2008, la mortalidad por cáncer de mama entre mujeres mexicanas de 50 a 69 años, ascendió 32 defunciones por 100 mil personas de esta edad, lo que representa un incremento de 5.5 por ciento respecto de la mortalidad de 2007, que fue de 30 muertes.

Asimismo, se registró una tasa de mortalidad de 16.84 por 100 mil mujeres de 25 años y más, cifra que representa un incremento de 3.2 por ciento respecto de la tasa observada en 2007, que fue de 14 defunciones en promedio, señala el informe Rendición de Cuentas en Salud 2008 de la Secretaría de Salud (SS).

A pesar de que este tumor maligno representa la primera causa de muerte entre mujeres mexicanas de 25 años y más en 15 entidades federativas, y de que la SS prevé que continuará en aumento en los próximos años, la cobertura de detección de cáncer de mama por mastrografía aún es insuficiente.

De acuerdo con el informe, la cobertura registrada en 2008 está por debajo de la meta –en un 62 por ciento-de 2012, situación ligada a que en el país el número de mastógrafos en las instituciones públicas de salud es de 504, lo que equivale a 17 equipos por un millón de mujeres de 25 años y más, cantidad insuficiente para satisfacer la demanda del servicio y para cumplir la meta fijada.

Entre los compromisos establecidos en el Programa Sectorial de Salud (PROSESA 2007-2012), derivados del Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012, se inscribe el objetivo de mejorar las condiciones de salud de la población y una de las metas es incrementar al triple la cobertura - equivalente a un 21.6 por ciento- en el último año, de detección de cáncer de mama por mastografía en mujeres de 50 a 69 años de edad.

Las dificultades para cumplir con las metas son la insuficiencia de radiólogos, oncólogos, enfermeras y técnicos radiólogos en el país, además del número reducido de mastógrafos, lo que impide la prestación oportuna de este servicio, asegura el reporte.

Además señala que en muchas ocasiones, la demora en el acceso de la población a este procedimiento da lugar a diagnósticos de cáncer en estadios avanzados, comprometiendo seriamente la efectividad del tratamiento y el pronóstico de vida de las mujeres.

BAJA DETECCIÓN OPORTUNA DE CÁNCER DE MAMA

La detección oportuna es la forma más efectiva para reducir los daños a la salud que provoca este padecimiento, sin embargo en 2008, sólo 8.2 por ciento de las mujeres de 50 a 69 años de edad se realizaron la mastografía en las instituciones públicas del sector salud.

En se mismo año, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) fue la institución que registró la mayor cobertura de detección de cáncer de mama por mastrografía en la población objetivo, con un 12.4 por ciento; mientras que la Secretaría de Marina (Semar) registró la menor cobertura en ese año al cubrir sólo al 3.7 por ciento.

Dichas cifras implican que en el IMSS la cobertura de detección es 3.3 veces más alta que la de la Semar, mientras que los servicios estatales y las instituciones federales de la Secretaría de Salud, por su parte, realizaron la detección a un 4.6 por ciento de las mujeres de este grupo de edad, cifra 2.7 veces menor a la cobertura obtenida por el IMSS.

Los servicios médicos de Petróleos Mexicanos (Pemex) incrementaron el porcentaje de cobertura por mastografía en 2008 respecto del obtenido el año previo (7.4 por ciento de incremento), las instituciones restantes registraron decrementos, siendo el mayor de ellos el reportado por la Semar que equivale a una reducción del 10.9 por ciento; le sigue la SS con un descenso del 4.7 por ciento y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con 4.4 por ciento.

Para enfrentar estas limitaciones y lograr disminuir el ritmo del crecimiento de la mortalidad por cáncer de mama, las instituciones públicas de salud deberán mejorar los procesos de prevención, atención a nivel sectorial y participación responsable de la población femenina en el cuidado de su salud; así como gestionar mayores recursos para infraestructura y recursos humanos suficientes y capacitados, concluye el documento.