UNFPA: MÁS INVERSIÓN REDUCIRÍA MUERTE MATERNA EN 70 POR CIENTO

-- Mortalidad infantil se puede reducir en 50 por ciento

Salud / CIMAC / Diciembre 08, 2009

México DF, Dic 09 (CIMAC).- En los países en vías de desarrollo, cada año ocurren más de medio millón de muertes maternas, y 3.5 millones de bebés mueren poco después de nacer. Las muertes maternas podrían disminuir 70 por ciento -de 550 mil a 160 mil-, y las muertes de recién nacidos podrían reducirse a la mitad, si el mundo duplicara su inversión en la planificación familiar y el cuidado en el embarazo.

De acuerdo con el informe "Haciendo cálculos: Los costos y los beneficios de invertir en la
planificación familiar y en la salud materna y neonatal" realizado por el Instituto Alan
Guttmacher y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en
inglés), el cual fue presentado la semana pasada, el mundo invierte aproximadamente 12 mil millones de dólares anuales en programas de planificación familiar y de salud materna en los países en desarrollo.

Sin embargo, aproximadamente 215 millones de mujeres que quieren evitar o posponer un
embarazo, no utilizan métodos anticonceptivos efectivos y sólo la mitad de las 123 millones que dan a luz cada año tienen acceso al cuidado prenatal, de parto y de postparto, pero aun
cuando muchas los reciben, la mayoría no tiene acceso a todos los tratamientos necesarios.

El Instituto Guttmacher y el UNFPA calculan que, anualmente, ocurren alrededor de 20 millones de abortos inseguros, y aproximadamente 3 millones de las 8.5 millones no reciben los tratamientos para atender complicaciones posteriores al aborto.

MÚLTIPLES BENEFICIOS SOCIALES Y ECONÓMICOS

Si los sistemas de salud mejoraran la atención de las necesidades de las mujeres y de las y los
recién nacidos, los embarazos no deseados descenderían por más de dos tercios, de 75
millones en 2008 a 22 millones por año, y los abortos inseguros se reducirían en un 73 por ciento, según el informe de UNFPA.

Del mismo modo, más mujeres sobrevivirían hemorragias e infecciones, y menos mujeres
sufrirían de fístula, infertilidad u otros problemas de salud relacionados con el embarazo y
el parto. Las y los recién nacidos mejorarían sus probabilidades de sobrevivir asfixia, bajo peso al nacer e infecciones.

El reporte demuestra que la inversión total que se necesita para atender las necesidades de las
mujeres y las y los recién nacidos, es de 24.6 mil millones de dólares anuales - poco más de lo
doble de lo que se gasta actualmente. Esta cifra equivale a un gasto de 4.50 dólares per cápita.

"Invertir en unos pocos servicios de salud básicos, como son la planificación familiar y
atenciones rutinarias para las embarazadas pueden salvar la vida de millones de mujeres y bebés", dijo Sharon Camp, presidenta del Instituto Guttmacher.

Por su parte, la directora ejecutiva del UNFPA, Thoraya Ahmed Obaid, afirmó que "es una situación donde todas y todos ganamos. Sabemos lo que hay que hacer, sabemos cuál será el costo, y ahora sabemos que la inversión precisada es modesta en relación con los beneficios que implica."

El reporte demuestra que el aumento de la inversión en programas de planificación familiar
y de salud materna tendría además beneficios adicionales profundos para las sociedades: El
incremento del uso del condón para prevenir un embarazo disminuirá las infecciones con VIH y
otras infecciones transmitidas sexualmente (ITS).

La prevención de embarazos no planeados incrementará las oportunidades de educación y
empleo de las mujeres, mejorando su estatus social y económico; de tal manera que los ahorros y las inversiones familiares aumentarían, lo que incitará el crecimiento económico y reducirá la pobreza.

"Invertir en la salud de las mujeres tiene beneficios enormes, no sólo para los individuos y
las familias, sino para las sociedades en su totalidad. Verdaderamente puede transformar el
futuro de los países en vías de desarrollo", agregó la especialista Camp.

MÁS EMBARAZOS NO PLANEADOS EN AL Y EL CARIBE

El informe destaca que en América Latina y el Caribe, más de la mitad de los embarazos no son planeados.

El Instituto Guttmacher y el UNFPA opinan que las altas tasas de mortalidad y la salud precaria
entre mujeres y recién nacidos son inaceptables: por cada 100 mil nacimientos, 137 mujeres mueren a causa de complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto.

La tasa de mortalidad en recién nacidos es de 11 por cada mil nacidos vivos. UNFPA destaca que la mayoría de estos casos podrían prevenirse a través de la atención médica adecuada.

Además, indican que las disparidades entre los países de la región y dentro de ellos son muy
marcadas. Las mujeres jóvenes, pobres, de bajo nivel educativo o que viven en zonas rurales,
tienen grandes dificultades para acceder a los servicios que necesitan para tener embarazos y partos saludables.

Más del 20 por ciento de las mujeres que dan a luz cada año, no realiza las cuatro consultas
prenatales recomendadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS); y el 13 por ciento no
da a luz en un establecimiento sanitario, lo que incrementa el riesgo de su salud y la de sus hijas e hijos.

Las mujeres con más recursos económicos tienen mayor tendencia a dar a luz en un establecimiento sanitario (97 por ciento) que aquellas que no los tienen (67 por ciento).

El Instituto Guttmacher y el UNFPA indican que el gasto para la provisión de anticonceptivos
modernos en la región tendría que aumentar de 600 millones a 880 millones de dólares, para poder atender a todas las mujeres que lo necesitan.

Esta inversión reduciría sustancialmente la cantidad de embarazos no planeados, lo que daría
lugar a ahorros que facilitarán mejoras en la atención materna y neonatal. Estimaciones del
UNFPA señalan que el costo total de estos dos grupos de servicios no aumentaría.

Sin embargo, el número de embarazos no planeados disminuiría en un 67 por ciento, y se podrían salvar aproximadamente 70 mil vidas por año: 10 mil entre las mujeres y 60 mil entre los recién nacidos.

La reducción de las muertes infantiles y de las muertes maternas son Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El Instituto Guttmacher y el UNFPA afirman que, siguiendo las recomendaciones proporcionadas en el informe, estos objetivos están dentro del alcance.

ESCRIBIO Kerstin Bognar