Afuera de clínicas, Provida atenta contra derecho a ILE

-- Acosa a usuarias con la venia del GDF

Reportaje / CIMAC / Junio 18, 2013

Por Anaiz Zamora Márquez.- Ante la mirada de la autoridad, grupos conservadores hostigan a las mujeres que acuden a los Centros de Salud a practicarse un aborto.

Como una cruzada de la ultraderecha para atentar contra los derechos femeninos y ante la permisividad de la Secretaría de Salud del DF (Ss-DF), grupos Provida amedrentan a las mujeres que acuden a las instancias de salud capitalinas a practicarse una interrupción legal del embarazo (ILE).

En un recorrido realizado por Cimacnoticias, se pudo verificar que en las estructuras e instalaciones de las Clínicas de Interrupción Legal del Embarazo en el DF no se protegen plenamente la privacidad e intimidad de las usuarias, por lo que ellas se enfrentan al hostigamiento y desinformación por parte de grupos Provida, sin que las autoridades lo impidan.

“Esther”, de 27 años, contó a esta agencia que al saber que estaba embarazada y valorar que carecía de los recursos para ser madre, decidió practicarse una ILE.

La joven acudió al Centro de Salud “Beatriz Velasco de Alemán”, en la colonia Michoacana, delegación Venustiano Carranza. Esta Clínica es la Unidad Médica que más ILE ha realizado en los seis años que lleva de vigente el procedimiento. Se han practicado 38 mil 127 abortos de abril de 2007 a abril de 2013, según datos del Instituto de las Mujeres del DF.

Cimacnoticias constató que a ese Centro de Salud acuden, incluso desde las 4 de la mañana, adolescentes y jóvenes menores de 25 años (en su mayoría), y algunas de ellas van acompañadas por sus parejas o incluso por sus madres.

La unidad médica sólo realiza cierto número de procedimientos al día –cuando esta reportera acompañó a “Esther” se practicaron 25 abortos–. Ante ello, hay usuarias que no “alcanzan ficha” y se deben trasladar a otra clínica.

HOSTIGAMIENTO

Mientras “Esther” aguardaba en la fila conoció a Laura, joven mexiquense de 23 años que llegó poco antes de las 6 de la mañana para poder alcanzar un lugar.

Mientras ambas mujeres esperaban que el servicio iniciara, veían con desagrado las mantas y carteles con fotos y frases, colocadas por los grupos Provida en la acera frente a la unidad médica, y en las que se llamaba a las jóvenes a no abortar.

“Estoy convencida de lo que estoy haciendo, no me parece justo que alguien cuestione mis decisiones sobre todo con información que no parece del todo cierta”, señaló “Esther”. Junto a ella, una adolescente de 19 años mostró a Cimacnoticias un folleto que le dieron estos grupos y en el que se explica que el aborto “es un pecado”, y que pone en riesgo la vida.

En rechazo al acoso de Provida, “Esther” destacó la lucha del movimiento de mujeres por garantizar el derecho al aborto: “Agradezco su lucha; si ellas no hubieran hecho nada yo no tendría el derecho de decidir sobre mi cuerpo”.

OMISIONES

Cabe recordar que el servicio de ILE incluye consejería, por lo que las usuarias tendrían que recibir información por parte de personal capacitado antes de que decidan si se realizan o no el procedimiento, pero en los hechos la orientación se da hasta que las mujeres solicitan el servicio en las instancias de salud.

Además de la unidad “Beatriz Velasco de Alemán”, actualmente en el DF funcionan 12 Clínicas de ILE, todas ellas adjuntas a Hospitales Generales o Materno Infantiles, así como a otros Centros y Clínicas de Salud.

Son independientes de las instalaciones principales, es decir, están a un costado y no dentro de las unidades de salud, por lo que las usuarias que acuden a los servicios son fácilmente identificables. Aunque se protegen sus datos personales, no se resguarda su intimidad en la etapa inicial del procedimiento.

Cimacnoticias también acudió a la Clínica Comunitaria “Santa Catarina”, en la delegación Iztapalapa, y al Hospital Materno Infantil Inguaran, en Venustiano Carranza.

Se observó que en ambas unidades los grupos Provida operan a una cuadra antes de llegar a la Clínica de ILE, identifican a las jóvenes y les entregan folletos. Incluso a algunas de ellas les dan una explicación más amplia.

Al personal de vigilancia del Hospital Materno Infantil Inguaran, Cimacnoticias preguntó por qué no se impedía a los grupos ultraconservadores hostigar a las usuarias, y la respuesta fue que no era posible, pues “estaban en la calle y no dentro de las instalaciones”.

Esta agencia solicitó desde hace más de una semana a Comunicación Social de la Ss-DF una entrevista con las autoridades responsables de la ILE, para profundizar sobre esta situación.

Pero personal de la dependencia dijo que Patricio Sanhuesa, responsable del programa de ILE y único autorizado para hablar del tema, no estaba disponible para conceder entrevistas.

En 2007 la ALDF reformó el Código Penal y la Ley de Salud local para garantizar de manera gratuita el acceso al aborto hasta las 12 semanas de gestación; desde entonces a la fecha más de 97 mil mujeres interrumpieron de manera legal y segura su embarazo.

* Usuarias de ILE se exponen al hostigamiento de Provida
-- Ss-DF no garantiza su seguridad ni privacidad en el servicio

Por Anaiz Zamora Márquez

Las Clínicas de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), dependientes de la Secretaría de Salud del Distrito Federal (Ss-DF), no garantizan plenamente la intimidad y privacidad de las usuarias –en su mayoría jóvenes–, dejándolas expuestas al acoso y hostigamiento constantes de los grupos Provida, que pretenden disuadirlas para que no interrumpan sus embarazos no deseados.

En un recorrido que realizó Cimacnoticias a diversas clínicas se pudo constatar cómo la Ley de Salud del DF no se cumple en su totalidad, toda vez que las instalaciones no permiten salvaguardar la privacidad de las usuarias en todo momento, por lo que son fácilmente identificadas por activistas ultraconservadores que atentan contra el derecho a decidir de las mexicanas.

La Ley de Salud del DF en su artículo 11 define los derechos de las y los usuarios de servicios de salud. Entre ellos define como primer punto que tienen derecho a “acceder libremente a los servicios de salud”.

Además deben “ser atendidos oportuna, eficaz y cálidamente por el personal de salud que corresponda con respeto a sus derechos, su dignidad, su vida privada, su cultura y sus valores en todo momento”, así como a “recibir información suficiente, clara, oportuna, veraz y apropiada”.

Las Clínicas de ILE han atendido en seis años a más de 97 mil mujeres que decidieron interrumpir su embarazo, pero hasta ahora no las protegen del acoso y señalamiento de estos grupos.

Y es que esas unidades de salud son independientes de las instalaciones principales, es decir, están a un costado y no dentro de las unidades de salud, por lo que las usuarias que acuden a los servicios son fácilmente identificables.

Aunque se protegen sus datos personales, no se resguarda su intimidad en la etapa inicial del procedimiento, por lo que los grupos Provida operan afuera de las clínicas y al identificar a las jóvenes que van a solicitar el servicio les entregan folletos. Incluso a algunas de ellas las abordan para convencerlas de que abortar “es un pecado” y de que “pone en riesgo su vida”.


Cabe destacar que el derecho a la intimidad, privacidad, así como a la información, son Derechos Humanos (DH) consagrados internacionalmente y que México está comprometido a garantizar para toda la población.

El Estado mexicano es parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, por lo cual es signatario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH), que fue adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 1948.

El artículo 12 de la DUDH define el derecho a la privacidad del que gozan todas las personas y establece que “nadie será objeto de injerencia en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia”. Agrega que este derecho será protegido por la ley.

De acuerdo con los mecanismos internacionales que defienden los DH, este derecho puede ser violado, entre otras formas, cuando se interviene en la vida privada de una persona (lo que incluye su derecho a establecer relaciones y a disfrutar de su libertad sexual).

De igual forma el Artículo 19 de dicha declaración instituye que “nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones”.

En junio de 2011 el Congreso mexicano realizó una reforma constitucional mediante la cual reconoció los DH como un eje central del marco jurídico y político del Estado mexicano, y otorgó a los tratados internacionales el mismo rango jurídico que la Constitución.

13/AZM/RMB/LGL