* Superar coyuntura electoral, reto de “Yo soy 132”

-- Como en 68 y en 99, jóvenes encabezan la protesta social

Reportaje / Guadalupe Cruz Jaimes / Junio 12, 2012

Las movilizaciones estudiantiles de 1968, 1971 y 1999 son los antecedentes más llamativos de la organización de los miles de jóvenes que hoy conforman el movimiento “Yo soy 132”.

En 1968 estudiantes de la UNAM y del IPN, junto con docentes, intelectuales e integrantes del movimiento obrero, tomaron las calles para protestar contra el gobierno del priista Gustavo Díaz Ordaz.

Las manifestaciones fueron reprimidas en varias ocasiones y culminaron con la matanza de centenas de inconformes el 2 de octubre en la Plaza de las Tres Culturas.

Tres años después, con el también priista Luis Echeverría en la Presidencia, la historia de represión se repitió cuando las y los jóvenes salieron a exigir justicia para las y los asesinados en Tlatelolco con la consigna “¡2 de octubre no se olvida!”.

En 1999 las y los estudiantes de la UNAM izaron nuevamente las banderas rojinegras, esta vez para impedir la imposición de cuotas en la máxima casa de estudios propuesta por Francisco Barnés, entonces rector de la institución.

Después de nueve meses de huelga, la Policía Federal Preventiva ingresó por la fuerza a los diversos planteles de educación media y superior de la UNAM. Algunos de los estudiantes fueron golpeados y encarcelados.

NUEVA IRRUPCIÓN

Luego de 13 años, las y los jóvenes vuelven a alzar la voz para exigir medios de comunicación democráticos y elecciones justas, pero también la transformación del país.

El rechazo de estudiantes de la Universidad Iberoamericana (UIA) al candidato presidencial del PRI-PVEM, Enrique Peña Nieto, el pasado 11 de mayo se difundió en tiempo real vía Twitter y Facebook.

El dirigente nacional del PRI, Joaquín Coldwell, acusó de “porros y acarreados” a las y los estudiantes que en la UIA reclamaron a Peña Nieto la represión en San Salvador Atenco contra estudiantes que se sumaron a la lucha campesina, para evitar la construcción de un aeropuerto.

En respuesta, 131 jóvenes de la Ibero se identificaron en un video como alumnos de esta universidad, y expresaron que su protesta fue por convicción propia.

A su descontento por lo que ellas y ellos llaman la “imposición mediática” del candidato del PRI, se han sumado miles de estudiantes de instituciones públicas y privadas bajo el nombre “Yo soy 132”.

El pasado 23 de mayo, estudiantes de la UIA convocaron a una protesta contra la “manipulación informativa” en la Estela de Luz, pero el evento derivó en una marcha contra Peña Nieto y Televisa. El 28 de mayo las y los jóvenes realizaron su primera asamblea en Ciudad Universitaria para organizar el movimiento.

Ahora “Yo soy 132” cuenta con una coordinadora interuniversitaria, conformada por representantes nacionales de diversas instituciones de educación superior y de bachillerato, públicas y privadas.

El movimiento, en su breve historia, cuenta ya con logros como ser inscrito como observador electoral ante el IFE, para los comicios del próximo 1 de julio; lograr que el debate presidencial se transmitiera en los canales estelares de la TV abierta, y debatir con la candidata y candidatos a la Presidencia, con excepción de Peña Nieto, quien se negó a asistir.

Para algunas de las jóvenes que integran la movilización estudiantil entrevistadas por Cimacnoticias, el principal logro de “Yo soy 132” es haber reunido a miles de inconformes. Ahora el reto, dicen, es trascender el periodo electoral.

12/GCJ/RMB