Rescata Armada a buques en peligro de hundimiento

Uno de los buques auxiliados fue localizado al sur de Huatulco; el otro se encontraba en el puerto de Topolobampo, Sinaloa

Nacional / El Universal / Octubre 29, 2008

La Armada de México auxilió al buque atunero Buenaventura II, el cual pidió ayuda por vía radial al decretarse en su casco dos vías de agua sin control que comenzaban a hundirlo.
La ayuda fue brindada por personal perteneciente a la Décimo Segunda Zona Naval, con sede en Salina Cruz, Oaxaca, el cual recibió el llamado de emergencia cuando el buque atunero navegaba a aproximadamente a 150 millas náuticas (270 kilómetros) al Sur de Huatulco.

El Mando Naval envió una Patrulla Oceánica al lugar, misma que fue a su encuentro para proporcionar apoyo, el cual consistió en escoltarlo, debido a que las vías de agua ya habían sido controladas.

Por condiciones meteorológicas adversas en el área, las embarcaciones hasta el momento no tienen un puerto definido de arribo; sin embargo, la Armada de México tiene listo un helicóptero, con capacidad de rescate de los 25 tripulantes en peligro, en caso de ser necesario.

Otra embarcación, el camaronero FIPESCO 59, que se hundía en el puerto de Topolobampo, Sinaloa, fue asistido por elementos de a Armada de México.

La dependencia informó que el pasado 25 del actual personal de la Armada de México, adscrito al Sector Naval de Topolobampo, Sinaloa, auxilió a un buque camaronero por conato de hundimiento.

El apoyo se proporcionó cuando se presentó el Sr. Guillermo Iglesias, reportando que en el muelle del Fondo Nacional para Desarrollo Portuario (FONDEPOR) de ese puerto, se encontraba dándose fondo el buque camaronero "FIPESCO 59".

De inmediato el Mando Naval ordenó a personal naval a bordo de un vehículo tipo comando dirigirse a citado muelle, con una bomba de achique para auxiliar y mantener a flote la unidad, logrando achicar 7000 litros de agua del departamento de máquinas, dejando el camaronero a flote.

En otra acción similar el día 27, personal de Protección al Medio Ambiente Marino (PROMAM) de la Cuarta Zona Naval, con sede en Mazatlán, Sinaloa, proporcionó apoyo a la embarcación pesquera de nombre "Raymundo", a fin de evitar que se hundiera, en virtud de que éste, al realizar las maniobras de atraque golpeó con un barco hundido, lo que le ocasionó que quedara varado con una vía de agua.

El personal naval procedió a realizar el achique y taponar la vía de agua; posteriormente, al subir la marea, la embarcación se dirigió por sus propios medios al muelle Bonfil.