Cierran comercios por inseguridad en Chihuahua

Debido a las extorsiones, quemas de negocios y secuestros, dueños de restaurantes y otros giros comerciales acuden a las oficinas del SAT para darse de baja porque no van a pagar impuestos si el gobierno no los protege

Nacional / El Universal / Octubre 22, 2008

Obligados por la inseguridad, las extorsiones telefónicas y cobro de cuotas de protección, además de los secuestros y quemas de negocios, decenas de vendedores de refacciones usadas (Yonkeros) y de autos usados, dueños de bares, restaurantes y otros giros comerciales acudieron a las oficinas del SAT para darse de baja y anunciar que ya no van a pagar impuestos, pues afirman que los tres niveles de gobierno no los protegen.

Los yonkeros aseguraron que al menos 26 miembros de este grupo han sido secuestrados este año y decenas más se han visto obligados a pagar cuotas de protección que van de los 500 dólares semanales en adelante.

Consideraron que los tres niveles de gobierno no han cumplido su misión y la federación prefirió llevarse a los cerca de 500 elementos de la Policía Federal al estado a Morelos, para reprimir a los maestros y darle apoyo al sindicato de Elba Esther Gordillo, mientras que ellos deben pagar impuestos reales y las extorsiones.

Con temor, los comerciantes de diversos ramos comentaron que en este año han quemado mas de 20 negocios, la mayoría de ellos restaurantes, bares, una funeraria y un salón de baile donde mataron a tres guardias porque no pagaron las cuotas.

Los empresarios aseguraron que van a realizar una huelga de pagos hasta que se solucione en problema de las extorsiones y de la inseguridad en Juárez.

También informaron que dejarán sus relaciones tanto con Infonavit y con el Instituto Mexicano del Seguro Social, ya que la situación de ellos es desesperada porque en la zona centro han cerrado decenas de negocios, sobre todo los fines de semana debido a que llegan los comandos de hombres armados que se identifican y algunos son agentes ministeriales que exigen las cuotas.

Esta petición es apoyada por comerciantes de tiendas de abarrotes, talleres mecánicos y muchos otros giros, quienes se han visto amenazados de muerte.

Indicaron que grupos de hombres armados les exigen dinero; estos van vestidos de militares que les exigen una cuota semanal de 500 dólares a cambio de no hacerles daño.

El caso más reciente es el del “Yonke Jesan”, situado sobre la avenida Manuel J. Clouthier, al sureste de la ciudad, donde empleados fueron amenazados por estos hombres que a bordo de camionetas de reciente modelo y portando armas de grueso calibre se han dedicado a recorrer los establecimientos de este tipo de giros.

El mismo grupo también visitó el yonke ‘El Júnior’ que también vivieron la misma historia al igual que sucedió al propietario de Yonke " De Gala" que opera a puerta cerrada.

De acuerdo con información proporcionada por dueños de yonkes, de noviembre de 2007 a la fecha, 23 comerciantes del ramo han sido secuestrados y uno, Hugo Vargas, fue asesinado tras ser plagiado por integrantes de un comando armado.

Asimismo y desde el anonimato aseguran que dentro de la banda criminal que opera para extorsionarlos existen agentes ministeriales que han visto después en las instalaciones de la Subprocuraduría General de Justicia en el Estado Zona Norte, luego de recibir las visitas de "gentes extrañas”.