Sedena planea ampliar operativos antidrogas

Abarcará a Coahuila, Sonora, el Istmo y el sureste, adelanta a legisladores

Nacional / El Universal / Octubre 16, 2008

Todo está listo para que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) extienda sus operativos conjuntos antidrogas a Sonora, Coahuila, la región del Istmo, y en puntos estratégicos de Tabasco y Campeche.

Según el plan, adelantado por la Sedena a legisladores, los operativos abarcarán zonas de Oaxaca y Chiapas, donde se buscará frenar el paso de explosivos, armas y dinero manejado por los cárteles de la droga.

Con estas operaciones se busca ampliar y reforzar la ofensiva del gobierno federal contra el crimen organizado en el norte del país, con una fuerza de unos mil efectivos.

Con la ampliación de la estrategia antidrogas, el gobierno de Felipe Calderón espera estrangular casi 50% de las operaciones de los cárteles en el norte del país y lograr la dispersión de sus células operativas.

Según fuentes del Poder Legislativo, la Sedena afina detalles de los operativos y espera anunciarlos en unos días. En esta nueva etapa de la ampliación en el teatro de operaciones para combatir a los cárteles de las drogas, la iniciativa y el planeamiento serán responsabilidad de la Defensa Nacional.

Con la medida, la Sedena acelera también su cronograma para mantener a los 90 mil efectivos involucrados en la lucha antidrogas (45 mil cada 40 días) en operaciones permanentes, que deberán concluir en 2012.

En esa fecha, los cuerpos policiacos del país tendrán que haber sido saneados, reestructurados, rearmados, puestos bajo un mando central y con criterios operativos homogéneos para que la milicia pueda retirarse del combate al narco y regresar a sus cuarteles.

Si la premisa y el cronograma no se cumplen por parte de las autoridades civiles, entonces el Ejército se mantendrá por tiempo indefinido en las calles, llevando adelante las acciones más delicadas por desconfianza hacia la Policía Federal Preventiva (PFP) y la Agencia Federal de Investigación (AFI), han señalando altos mandos de la Sedena.

Segunda ofensiva

En el sureste, el Ejército, en combinación con instancias federales, buscará cortar la entrada de drogas y armas en la región del Golfo.

Ahora, la Sedena desarrolla cinco operaciones conjuntas en varios puntos del país, movilizando a cerca de 8 mil 500 elementos en puntos conflictivos.

Las operaciones conjuntas en las que participa la Defensa Nacional son: Michoacán (diciembre 2006), Guerrero (enero 2007), Chihuahua (marzo 2008), Tijuana (diciembre 2007), Nuevo León-Tamaulipas (febrero 2007) y Culiacán-Navolato (mayo 2008).

En cada operativo participan en promedio 3 mil efectivos, incluyendo personal de la Armada de México. No obstante, en el Operativo Conjunto Nuevo León-Tamaulipas fue necesario desplegar 10 mil, por la reacción del cártel del Golfo y grupos que lo apoyan.