Sostendrá reunión el G-7 el viernes en Washington

Enfatiza el Banco Mundial que el grupo conformado por las naciones más ricas debe tomar la delantera hacia una acción global que muestre en ese nivel un interés para resolver la turbulencia financiera

Nacional / El Universal / Octubre 09, 2008

El presidente del Banco Mundial, quien ha pedido la desaparición del G-7, dijo el jueves que el grupo conformado por las naciones más ricas debe tomar la delantera hacia una acción global que muestre en ese nivel un interés para resolver la turbulencia financiera actual.
El G-7 y el G, conformado por las economías más grandes del mundo, se reunirán en Washington el viernes. Ambas reuniones, a las que asistirán ministros de finanzas, se realizarán en el ámbito de la asamblea de gobernadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Mundial.

Las reuniones del G-7, que conforman Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Gran Bretaña, Japón y Alemania, son rutinarias en estas sesiones de ministeriales.

Pero el G, que integran la Unión Europea y 19 de las mayores economías mundiales, entre ellas Argentina, Brasil y México en la región, fue convocado de urgencia por el secretario del Tesoro, Henry M. Paulson.

Paulson dijo que la reunión del G, del cual también forma parte Estados Unidos, incluirá a altos funcionarios de finanzas, bancos centrales y reguladores de varias economías emergentes importantes.

El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, quien tenía previsto arribar el jueves a Washington, anunció en Brasilia que lo hará recién el viernes, horas antes de la reunión del G, que preside. Su demora se debe a que desea supervisar las acciones financieras en los momentos difíciles de la jornada para Brasil.

"Espero que el G-7 apunte hacia acciones coordinadas que muestren que las autoridades están tomando la delantera (en la crisis)", dijo Zoellick. "Los países adoptarán acciones que se ajusten a sus necesidades, como el recorte en las tasas de interés que los bancos centrales del mundo adoptaron esta semana".

Pero, afirmando que "no había una receta mágica" para resolver la crisis, Zoellick hizo notar que las acciones que adopte el G-7 "requerirán de tiempo para surtir efecto".

"El G-7 necesita trabajar en conjunto para arreglar los sistemas financiero, económico y regulador que han fallado", dijo Zoellick.