Pese a la nula respuesta del gobierno mexicano, confían en que emita un decreto que regule la importación de unidades a partir del 1 de enero de 2009, pues es su tarea hacerlo y Estados Unidos está dispuesto a acatar las reglas

Pese a la nula respuesta del gobierno mexicano, confían en que emita un decreto que regule la importación de unidades a partir del 1 de enero de 2009, pues es su tarea hacerlo y Estados Unidos está dispuesto a acatar las reglas

Nacional / El Universal / Octubre 06, 2008

El gobierno de Estados Unidos acatará las condiciones que imponga México para regular la importación de vehículos usados procedentes de aquel país, aseguró la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) .

Luego de reunirse con autoridades estadunidenses y representantes de su similar, la Asociación Nacional de Distribuidores de Automotores (NADA, por sus siglas en inglés) , informó que el interés es promover un ambiente favorable para el momento en que el gobierno mexicano anuncie alguna medida.

El director de Relaciones Gubernamentales de la AMDA, Guillermo Rosales, señaló que pese a la nula respuesta hasta el momento, confían que el gobierno mexicano emita un decreto que regule la importación de unidades a partir del 1 de enero de 2009, pues es su tarea hacerlo y Estados Unidos está dispuesto a acatar las reglas.

"Trabajamos para crear un ambiente favorable para el momento en que surja alguna modificación de las actuales condiciones de importación de vehículos" , ante la cercanía de la fecha límite para iniciar el libre ingreso de unidades de hasta 10 años de antigüedad al país por parte de la zona del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) .

Rosales dijo a Notimex que a pesar de que el secretario de Economía, Gerardo Ruíz Mateos, ya tuvo una reunión con la industria automotriz en el marco de la Semana Internacional del Automóvil México 2008, de ella no surgió compromiso alguno, lo que hace dudar que se dé a conocer algún decreto al respecto en el corto tiempo.

Por ello, añadió, la AMDA se reunió en el vecino país con representantes de aquel gobierno y de la NADA, organismo que someterá a consideración del Congreso de Estados Unidos la obligación de que las aseguradoras informen al consumidor estadunidense si un vehículo accidentado es considerado pérdida total.

Aplicar esta medida, dijo, podrá minimizar el riesgo de que unidades "salvage" sean enviadas a México para su comercialización, pues advirtió que en las condiciones actuales algunos grupos se dedican a lavar títulos vehiculares en entidades estadunidenses hasta que logran hacer las transferencias limpias.

Esas unidades son precisamente las que se importan a México y conforman prácticamente el cien por ciento de las importaciones de unidades usadas, que rebasan el millón 100 mil en promedio por año.