Nos toca morir como perros y los jefes reciben dinero: policía federal

Un elemento de la Policía Federal aseguró que 70% de los oficiales está corrompido "y los que no son nuevos"

Nacional / El Universal / Septiembre 25, 2008

Tomás Borges, miembro de la Policía Federal Preventiva (PFP), ha participado en operaciones encubiertas en los programas contra la delincuencia organizada en México, señaló que la lucha de los cuerpos policiacos fracasa por la corrupción de los mandos medios y superiores.

Cuestionó que en operativos como el desplegado en Sinaloa no se hayan obtenido resultados ni se haya detenido a los presuntos narcotraficantes.

"(Hace falta) un mapeo delincuencial para que supieran dónde golpear, esa información se dio al traste porque apesar de que hay despliegue en Sinaloa no se han agarrado a las personas que se estaban investigando en ese instante, es frustrante cuando te enteras que muchos de tus jefes reciben dinero, que están arreglados y que tú eres un peón.

"A muchos agentes de inteligencia les toca morir en la calle y mueren como perros, cuando matan a un compañero y lo primero que dicen los medios o la gente es: lo mataron porque estaba en cosas chuecas, cuando no saben lo que hay detrás", señaló.

En cuanto a la corrupción policiaca dijo que "mucha gente de escritorio no sabe lo que es estar en la línea de fuego, que se le mande del DF al norte y a los del norte al sur, eso ocasiona gastos, eso da pie a que muchos compañeros se corrompan, que digan: 'parece que a la institución no le intereso, estos cuates me están ofreciendo ayuda, son buena onda, me están dando dinero, mejor me quedo con estos cuates, el 70% está corrompido y los que no son nuevos".
En entrevista con la BBC de Londres, Borges cuestionó la falta de vocación y de preparación de algunos policías.


"A la policía entra gente que no tiene trabajo, no tiene vocación, que nada más está buscando unachamba, no hay vocación de héroes, una vez un compañero me dijo: es una guerra perdida ya de antemano, estos cuates nos están matando como moscas y nosotros todavía seguimos jugandole al policía", aseguró.

De los operativos en Sinaloa el policía comentó: "te dan una orden de operaciones, te dan caso, lo que haces es ir a monitorear los domicilios que te dan, tomar fotografías, hacerte pasar por lugareño, entrar a los bares donde se juntan los sicarios, ganarte la confianza, echarte una cerveza con ellos, sin que parezca que estás sacando información ellos te la dan, en el caso de Sinaloa ellos sabían donde vivía el patrón, en donde operaba determinado sicario".