Ejecutan a otro comandante de la PGJEM en Tlalmanalco

La ASE informó que Arturo Díaz Venegas, de 40 años de edad, jefe de Grupo de la PGJEM en el municipio de Valle de Chalco, fue asesinado por dos hombres que viajaban en motocicleta

Nacional / El Universal / Noviembre 04, 2008

Otro policía ministerial del estado de México fue ejecutado la tarde de hoy en el kilómetro 48 500 de la carretera federal México-Cuautla, a la altura del fraccionamiento Santa María. En la última semana han ejecutado a 13 efectivos mexiquenses.

La Agencia de Seguridad Estatal (ASE) informó que Arturo Díaz Venegas, de 40 años de edad, jefe de Grupo de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) en el municipio de Valle de Chalco, fue asesinado por dos hombres que viajaban en una motocicleta.

En el ataque resultó lesionada con arma de fuego Elizabeth de la Luz Rodríguez, defensora de oficio.

De acuerdo a la dependencia, el jefe policíaco iba a bordo de un vehículo Stratus, color blanco, con placas de circulación 778 NOV en compañía de Elizabeth de la Luz Rodríguez, y se dirigían a Valle de Chalco luego de acudir a la Sub Procuraduría regional de Amecameca.

Cuando transitaban por la vía de comunicación que une al sur oriente mexiquense con Cuautla, Morelos, dos hombres que no han sido identificados que viajaban a bordo de una motocicleta color rojo, se acercaron a la unidad y les dispararon.

Arturo Díaz, quien conducía el Stratus perdió el control y se salió del camino.

La ASE indicó que al lugar acudió la ambulancia 022 de Protección Civil de Tlalmanalco para darles atención.

En el interior del automóvil quedó el cuerpo del comandante Díaz Venegas, quien tenía tres impactos de bala en la cabeza.

La defensora de edificio fue trasladada al Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (Issemym), pues fue presentaba una herida de bala en el abdomen.

A cinco kilómetros de donde se realizó la agresión, en el cruce del poblado de Santo Tomás, en el municipio de Tlalmanalco, se encuentra un retén de la ASE y de soldados del Ejército mexicano. Los agresores se dieron a la fuga.

En la última semana cuatro elementos de la PGJEM han sido ejecutados, además de nueve de la ASE y municipales.