Atender vulnerabilidad, reducir emisiones y detonar energías renovables, pasos para construir un futuro sustentable

• El aire y el sol podrían abastecer el 81% de la electricidad de todo el país

Medio Ambiente / Lidia Bonilla / Enero 17, 2014

• Bicicleteada y “apagón”, en solidaridad con afectados por desastres ambientales

Acapulco, México.- Para construir un futuro sustentable en el que la población mexicana disfrute de un medio ambiente sano y pueda enfrentar los impactos del cambio climático es preciso poner en práctica los programas que permitan prevenir y atender la vulnerabilidad del país, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y detonar el mercado de las energías renovables con justicia social, señalo Greenpeace durante el arribo del buque Rainbow Warrior al puerto de Acapulco.

En México, 15% del territorio, 68.2% de la población y 71% del PIB se encuentran altamente expuestos al riesgo de los impactos adversos relacionados con el cambio climático. Asimismo, se estima que 56.7% de los municipios que conforman la nación se encuentran catalogados en alto riesgo de desastre por los efectos del cambio climático

“Las tormentas tropicales Manuel (Guerrero) e Ingrid (Veracruz) en septiembre pasado, o las recientes inundaciones en el estado de Tabasco que dejaron 60 mil personas afectadas, son algunos ejemplos de que los impactos del cambio climático se transforman en problemas sociales, económicos y políticos. México no debe repetir las omisiones históricas que permiten la construcción de infraestructura en las regiones más vulnerables del país sin un plan de prevención. Sólo con la suma de esfuerzos en diferentes niveles, y ello implica proteger el medio ambiente, podremos enfrentar los impactos que año con año provocan pérdidas de vidas humanas y daños materiales millonarios por efectos del clima”, explicó Sergio Leyva, coordinador de la campaña de clima y energía de Greenpeace México.

En gran medida, la vulnerabilidad de Guerrero ante los impactos de clima radica en que es el cuarto estado con mayor pérdida de suelo forestal detrás de Chiapas, Yucatán y Veracruz. Se han identificado 17 municipios con muy alta vulnerabilidad social: 11 en la región de la Montaña (Acatepec, Alcozauca, Atlamajalcingo, Atlixtac, Cochoapa, Iliatenco, Malinaltepec, Metlatónoc, Tlacoapa, Xalpatláhuac y Zapotitlán Tablas); 3 municipios en la región Centro (Ahuacuotzingo, Martir de Cuilapan y Zitlala), 2 municipios en la región Costa Chica (Tlacochistlahuaca y Xochistlahuaca) y uno en la región Norte (Copalillo) .

Además, en diversos escenarios sobre el impacto del cambio climático en Guerrero se señala que para 2025 en la entidad habrá una presión media sobre el recurso del agua. La zona costera, especialmente los sitios turísticos, enfrentará serios problemas para el abastecimiento del líquido para uso público urbano. Se prevé que con el incremento de 1°C en la temperatura aumentará entre 1.5 y 2% los casos de dengue (4).