Las Cucarachas y los Políticos Jamás Serán Especies en Peligro de Extinción.

Alejandro U. Alemàn Treviño (INVITADO)

Cultura / Juanito Guanabacoa / Mayo 06, 2010

Por: Alejandro U. Alemán Treviño//Sr Director: El otro día, un grupo de buenos amigos nos encontrábamos reunidos, departiendo y tomando cerveza, en vísperas de festejar un aniversario más de la victoria excelsa del ejército mexicano sobre las huestes del general Lorencez, en la famosa batalla de Puebla, el 5 de Mayo de 1862.

Algunos opinaron que fue la última batalla después de la cuál, los “franchutes” se regresaron a su patria, con la cola entre las “patas”; pero los más, que sí aprobamos la prueba de “enlace”, los desmentimos y opinamos que la honrosa victoria fue un “gol” del primer minuto en juegos de ida y vuelta, porque después los generales franceses Forey y Bazain nos golearon e izaron la bandera azul, blanco y roja en medio del Zócalo capitalino.-

Hubo otra batalla memorable del mexicano general Gregorio Méndez Magaña sobre los franceses en Febrero de 1864; que por no sé qué misterios de los historiadores y gobiernos mexicanos; no se menciona ni se hace alharaca como la que ganó Dn. Ignacio Zaragoza; pero ambas fueron “goles” del primer tiempo, porque Dn. Maximiliano y Doña Carlota arribaron al puerto de Veracruz hasta Mayo de 1864.-

De cualquier manera, y ahí sí todos estuvimos de acuerdo, el general que derrotó a los franceses hasta en “penaltis” fue Don Porfirio Díaz, quién `participó activamente en la batalla del 5 de Mayo, en la batalla de la “Carbonera”, en Oaxaca en Octubre de 1866 y en la del 2 de Abril de 1867 en Puebla y esta sí fue definitiva para terminar con la invasión gala.- Dn. Porfirio fue el brazo armado porque Dn. Benito Juárez no tiraba ni con resortera y con discursos nacionalistas no hubiera podido sacar al ejército invasor.-

De aquí, la conversación giró hacia la creencia unánime y generalizada que todos los pueblos donde habitan personas de piel blanca, ojos claros y pelo Castaño o rubio son descendientes de un batallón ( más o menos 600 soldados) francés de aquella época.-

En los municipios de los Altos de Jalisco, como Arandas o Atotonilco; de Sinaloa, como Navolato, Mocorito o Guamúchil; de Sonora, como Cajeme (Cd. Obregón) o Sn. Carlos; de Chihuahua, como Delicias y Casas Grandes; o de Nuevo León, como Ciénega de Flores, como Lampazos, como Marín o como Sabinas Hidalgo; habitan muchos “güeros”, de tal forma que haciendo cuentas y ayudados por una computadora muy sofisticada; cada soldado francés del aludido batallón; entre l864 y 1867; debió haber embarazado a 1637 mexicanas, solo en su día de asueto semanal.-

Eso se llama “potencia sexual” y no jaladas.- Lo incomprensible, para mí, es que aunque hubiera sido entre orgasmos, las dichosas mexicanas no hubieran aprendido a gritar ¡SACRE BLEU! ¡MON COEUR! ¡JE T`AIME BEAUCOUP! .-

Tal vez por eso, me atrevo a pensar, los franceses, agradecidos con México, por los incontables éxtasis orgásmicos saciados por sus ardientes soldados plenos de rijo sensual; en las mexicanitas color canela; Francia recibió con júbilo al desterrado dictador mexicano, Dn. Porfirio Díaz, y lo cobijó amorosamente hasta su deceso en 1915.-
¡ ALONS ENFANTS DE LA PATRIE!

ATENTAMENTE

Ing. Alejandro U. Alemàn Treviño
E-mail: uriale@yahoo.com