Al Momento-

Llaman a defender la calavera como símbolo nacional

Agustín Sánchez González advierte que es necesario revertir la extinción de las celebraciones por el Día de Muertos

Cultura / Notimex / Noviembre 01, 2009

El historiador Agustín Sánchez González, uno de los mayores estudiosos de la vida y obra del grabador mexicano José Guadalupe Posada (1852-1913), hizo un llamado a defender y promover las calaveras, "pues el final son un símbolo más de lo nacional", que los disfraces del "Halloween".

Entrevistado en torno al Día de Muertos en México, advirtió que como celebración de origen prehispánico que honra a los fieles difuntos el 2 de noviembre, está en un proceso de extinción que hay que revertir.

Para el especialista del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (CENIDIAP), es lamentable que hoy en día predominen los motivos anglosajones sobre las tradiciones mexicanas, como la de las calaveras, que tan famosas hiciera el grabador José Guadalupe Posada.

Para ello, expuso, primero sería necesario acabar con las mentiras e imprecisiones que se han ido reproduciendo en torno a este artista nacido en Aguascalientes.

La idea es mostrar a un Posada verdadero, que no fue quien bautizó a la Catrina, sino Diego Rivera; que la Catrina es la Calavera Garbancera, que no se burló de la aristocracia sino de los pobres que quieren ser como españoles; que Posada no fue un radical político como lo quiso poner Leopoldo Méndez, sino que fue un hombre que se dedicaba hacer caricaturas y dibujos de toda índole.

Según el estudioso, la principal razón por la que este artista popular dibujó decenas de calaveras, entre ellas, ïLa Catrinaï, su obra póstuma, radicó en que desde niño se obsesionó por la muerte.

"A él, le tocó vivir el fenómeno de la muerte en su infancia, pues además de vivir cerca de un panteón, vio una epidemia de cólera y a decenas de muertos. A eso, se le suman los procesos de lucha en su estado natal Aguascalientes, donde un grupo de bandidos quema un mercado local.

"Posada observó muchas escenas de sangre durante su infancia y eso evidentemente te marca. Hay quien dice que infancia es destino, y si él creció entre muertos, es obvio que se le marcara una figura", sostuvo.

Para el autor, Posada fue un humilde artesano y no un activista político ni un recuperador del arte prehispánico como se creía hasta ahora; de hecho, sostuvo, fue el pintor Diego Rivera quien lo descubrió y rescató al plasmarlo en sus murales.

"Rivera describió una colección de caricaturas de Posada que se encontraba en poder de la familia de impresores Vanegas Arroyo y que tenía todos los elementos de lo que podía ser el arte mexicano".

"Con Posada, se dio toda una cultura nacional y fue Rivera quien le da auge y lo descubre, de ahí es como sale toda esta tradición (de las calaveras)", apuntó.