Al Momento-

* ALFONSINA STORNI: EN MEMORIA DE UNA POETA DEL MUNDO

--La uruguaya falleció hace 71 años por cáncer de mama

Cultura / CIMAC / Octubre 29, 2009

México, DF, Oct 09 (CIMAC).- Alfonsina Storni Martignoni (Sala Capriasca, Suiza, 22 de mayo de 1892-Mar del Plata, Argentina, 25 de octubre de 1938), falleció hace 71 años. Hoy le rendimos homenaje a una de las más grandes poetas de Iberoamérica.

Alfonsina Storni perteneció a un grupo de mujeres poetas como Delmira Agustini (Montevideo, Uruguay (1887-1914); Juana de Ibarbourou (Montevideo (1892-1979); la chilena Gabriela Mistral (1889-1957), primera latinoamericana en obtener el Premio Nobel de Literatura, en 1945; y la también uruguaya Eugenia Vaz Ferreira (1875-1924).

Todas ellas estuvieron a caballo entre el modernismo y el vanguardismo, y lucharon por el derecho de las mujeres expresar sus ideas y sentimientos por medio de la escritura.

Además de poesía, Alfonsina escribió teatro para adultos, teatro infantil y artículos
periodísticos. En 2005 se publicó un volumen póstumo de ensayos titulado "Nosotras y la piel".

De acuerdo con una de sus biógrafas, Josefina Delgado "la personalidad literaria de Alfonsina Storni tiene, todavía, algunos aspectos que no han sido investigados. Sus trabajos periodísticos, si bien carecen de valor literario, sirven para seguir el rastro de un
pensamiento que fue, para su época, de avanzada".

ALFONSINA Y SOR JUANA

En el "Tú me quieres alba" podemos apreciar el lenguaje característico del modernismo y una crítica a la doble moral que coincide con el poema "Hombres necios…" de la poeta mexicana Sor Juana Inés de la Cruz. Cito dos estrofas del poema de Storni:


Tú me quieres alba,
me quieres de espumas,
me quieres de nácar.
Que sea azucena
sobre todas casta,
de perfume tenue,
corola cerrada.

Ni un rayo de luna
filtrado me haya,
ni una margarita
se diga mi hermana.
Tú me quieres nívea,
tú me quieres blanca,
tú me quieres alba.


DOS POETAS SUICIDAS

Alfonsina y Horacio Quiroga se conocieron en Buenos Aires y fueron grandes amigos. Ambos tuvieron vidas similares, con carencias económicas y tragedias familiares. Hay quien dice que hubo un romance entre ellos. En febrero de 1937, Horacio se suicidó con cicuta al saber que padecía cáncer de estómago. Alfonsina le dedicó unos versos:

Morir como tú, Horacio, en tus cabales,
Y así como en tus cuentos, no está mal.
Un rayo a tiempo y se acabó la feria.
Allá dirán.

Algunos estudiosos de la obra de Storni ven en estos versos un anticipo de su propio suicidio, un año más tarde.

En 1935 la operaron de cáncer de mama. A pesar de los tratamientos médicos, la enfermedad siguió su curso. En 1937 era ya una enferma terminal.

A fines de octubre de 1938 viajó a Mar del Plata y escribió tres cartas; entre ellas, un poema de despedida que envió al diario "La Nación". A la una de la mañana del 25 de octubre, salió de su habitación y se internó en el mar. Encontraron su cadáver al amanecer.

Citaré una estrofa de ese poema de despedida:

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera,
una constelación, la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.


HOMENAJE PÓSTUMO

El 21 de noviembre de 1938, el Senado de su país le rindió homenaje. El orador dijo:

"Nuestro progreso material asombra a propios y extraños. Hemos construido urbes inmensas (…) pero precisamente subordinamos los valores del espíritu a los valores utilitarios. Y no hemos conseguido, con toda nuestra riqueza, crear una atmósfera propicia donde pueda prosperar esa planta delicada que es un poeta".

Para celebrar este septuagésimo primer aniversario luctuoso, lo más recomendable es leer a Alfonsina Storni.



Por Rosalina Nicolat