MININOTICIERO DE ALEJANDRO

Columna invitada por Alejandro Alemán Treviño

Columnistas / Lidia Bonilla / Agosto 27, 2018

Me entusiasmé cuando leí que ofrecen una recompensa de 30 millones de pesos a la persona que proporcione datos que lleven a la captura de Nemesio Oseguera (a) El Mencho y como mis finanzas están anoréxicas, me dije “estos millones van a ser míos” e inmediatamente me di a la tares de investigar, cuando descubrí que el señor Nemesio había sido policía en Tomatlán, Jalisco y en ese momento desistí de seguir adelante. Una cosa es que el susodicho sea el Capo de la banda criminal más temible de México y muy otra que sea amigo y compinche de policías; eso es peligrosísimo. ¿Quién ignora que la policía ha tomado parte en demasiados hechos delictivos? Rafael Moro Ávila asesinó al periodista Manuel Buendía; innumerables ilícitos cometió el general Jesús Gutiérrez Rebollo, comandante de la policía antisecuestros y protector del narcotraficante Amado Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos. Quién no supo de las fechorías del jefe de la policía del entonces Distrito Federal, Arturo Durazo (a) El Negro y recientemente el que causó el mayor escándalo por secuestro y asesinato de los 43 estudiantes de Ayotzinapa , Felipe Flores Velázquez, Secretario de Seguridad Pública. En fin, uno se puede meter con las bandas criminales y salir indemne, pero con la policía, mejor “no menearle”.

Nadie que tenga menos de 18 años o más de 80 y en posesión de todas sus facultades físicas y mentales puede pensar que las autoridades de pequeños municipios incrustados en las sierras de Chiapas, Oaxaca, Guerrero o Michoacán; encargados de vigilar y plantar amapola y cannabis sativa; fueron electas democráticamente el pasado 1º. De Julio; porque el censo, ya atrasado, cuenta 7,667 homicidios culposos, de los cuales 112 fueron de políticos durante la campaña pasada, desde Septiembre del 2017.

Resignémonos, las bandas criminales obtienen más dinero de “derecho de piso”, secuestros, tráfico de enervantes y el cobro de indiscriminado de impuestos (perdón, esos no aunque sean injustos) tienen mayor cantidad de armas y sobre todo mayor poder para sobornar y corromper.

Reitero, si me gano una  recompensa, aunque sea por probar que la maestra guerrera Elba Esther Gordillo gasta más dinero que el que gana con el usufructo de sus 2 plazas de maestra, ya la hice.    

 

 

La estupidez humana es inconmensurable

                          ALEJANDRO