Al Momento-

POR FIN: ¡SE VA MAKI!

Columnistas / Carlos Gerardo Cortés García. / Febrero 20, 2018

Por fin. Es cuestión de horas para que la alcaldesa Maki Esther Ortiz Domínguez deje la presidencia municipal, al haber aceptado puente de plata para dejar la alcaldía, desde la cual le hizo un grave, gravísimo daño a Reynosa y a su partido.

Pero Maki no se va limpia. De ninguna manera. Maki deja en la orfandad y en la desgracia a su alter ego, a su eminencia gris, a Hugo Ramírez Treviño, “El Alcaldito”, quien este martes fue ya vinculado a proceso por los delitos de falsificación de firmas y falsificación de documentos, delitos que, al ser cometidos por un servidor público, se convierten en delitos graves incrementando la penalidad hasta los 12 años de cárcel. Y es seguro que al término del proceso Hugo Ramírez sea internado en un centro de readaptación social.

Así terminará Hugo “N”, alias “El Alcaldito” su meteórica carrera política, significada por su soberbia, su frivolidad, su hambre de poder, su ambición e inmadurez, lo que provocó que se peleara con muchos grupos de poder de la ciudad y del estado, en lugar de sumar y multiplicar voluntades en torno del “Proyecto de Todos” que prácticamente desde el principio de la administración se transformó en el “Proyecto de muy pocos”

Asimismo, Maki se va dejando la víbora chillando con la tesorera, Esmeralda Chimal, quien ve su panorama futuro tan gris que tuvo que promover una petición de amparo contra posibles actos precautorios de detención en su contra. Con fecha 15 de febrero de 2018 la iniciativa presentada fue admitida ante el Juzgado de Control de Procesos Federales en Ciudad Victoria, ante el temor de ser aprehendida. Y todo por convertirse de tesorera en cómplice de la ambiciosa política chihuahuense.

Esmeralda Chimal Navarrete ha enfrentado una serie de acusaciones de presunto uso indebido de atribuciones, como lo ha denunciado en las sesiones de Cabildo, el primer Sindico del Ayuntamiento, Alfredo Castro Olguín, quien incluso solicitó su remoción. Presuntamente, la Chimal ha realizado presuntas operaciones y transferencias, así como presunto manejo discrecional de los recursos del erario municipal en detrimento de sus obligaciones y transparencia y en perjuicio de la sociedad reynosense.

Y el otro personaje que tiene la espada de Damocles en la cien es la Segundo Síndico Zita Guadarrama, de quien se rumora no tarda también en ampararse ante los flagrantes actos violatorios de la Ley cometidos desde la posición que ocupa en el Cabildo de Reynosa, y también en complicidad con la política chihuahuense.

Además, no será difícil, que, al cambio de administración, se realice una profunda auditoria al Sistema DIF Municipal, que al día de hoy preside, todavía, Carlos Peña Ortiz, vástago de la todavía alcaldesa chihuahuense, y quien en varias ocasiones aplaudía “los ladridos de los perros”.

Pero hay un detalle que no debe perderse de vista. El trato de Maki para con los colaboradores de su administración municipal ha dejado mucho que desear, al grado tal que, mucha de la información que se ha filtrado, se debe precisamente al abuso del cargo que ha hecho, al mal trato que dispensa a sus colaboradores y a las ofensas con que trata a la gente. Maki, en todo este tiempo que lleva en la presidencia municipal, no ha entendido que son trabajadores y no sus súbditos a los cuales les puede ofender y adjetivar de acuerdo a su estado de ánimo, que, perdóneme usted, siempre está alterado.

Y ello se puede probar fácilmente cuando le cuente que uno de los trabajadores más cercanos a la alcaldesa la hizo de Mata Hari y ha filtrado todos los detalles que ha podido del actuar de la alcaldesa, en su día a día: ha filtrado su agenda, sus reuniones, su estado emocional, sus planes, sus reuniones, sus viajes, sus aspiraciones y hasta quienes son sus enemigos públicos y personales. Este personaje ha encuerado, en sentido figurado claro, a Maki Ortiz Domínguez, desde su cercanía laboral con la chihuahuense.

Lo bueno para Maki es que se va a donde se acogerá al fuero, lo que claro, al demostrarse sus malos manejos no estará exenta de un juicio político, y el consabido desafuero, porque hay que auditar de qué tamaño es el boquete que hizo Maki a las finanzas municipales en beneficio de ella, de sus compinches, de su hijito y de su esposín, a quien todavía le sigue la Procuraduría General de la República, por el delito de prostitución y trata de personas en la Zona de Tolerancia de Reynosa. Hay quienes aseguran que el socavón del paso express en Cuernavaca no es ni la mínima parte del daño que Maki imprimió a las finanzas municipales.

Esta historia llega al fin de uno de sus capítulos, lo que no significa que sea el fin del diferendo. El abuso de Maki desde la alcaldía ha sido obsceno e inconmensurable, lo que no permite ver un final cercano. Tiempo al tiempo. Aunque hoy los reynosenses deben estar jubilosos porque la Chihuahuense ya se va. Y eso quiere decir qué a Reynosa, la revolución le hizo justicia.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipódromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @carlos_cortesg.