Escándalo “gay” en Ayuntamiento de Madero

Columnistas / Juan R. de la Sota / Octubre 19, 2017

La ineptitud, arrogancia, prepotencia, altanería, tolerancia, incapacidad y abuso de poder para gobernar por parte del alcalde de Madero, Andrés Zorrilla, es la causa que éste municipio padezca múltiples escándalos de corrupción, de amores entre funcionarios parejas hombres, desorden y financiero, además una fuerte enemistad con los Gobiernos Federal y Estatal.

 Por ello, el Edil, merece ser llamado a cuentas por los diputados locales, al menos de su partido, el PAN, además se le aplique una minuciosa auditoría al ejercicio de los dineros públicos, porque así como tolera actos inmorales en el Ayuntamiento, por lo amoríos que sostienen funcionarios parejas del mismo sexo, no se descarta que esté aplicando incorrectamente el presupuesto.

Lo anterior es merecimiento de comentario, luego de detectarse la relación sentimental y amorosa que sostienen el Director y Subdirector de Tránsito de Ciudad Madero, quienes no podrán negarlo, pues hay algunas fotográficas que comprueban su gran amor al besarse de boca a boca completamente borrachos.

El par de enamorados ya no respetan, se agasajan por doquier, en cualquier descuido de los empleados se lanzan y si se puede se plantan besitos en las oficinas públicas del Ayuntamiento, presido por el militante del PAN, Andrés Zorrilla.

Ellos utilizan la patrulla turística- ecológica y otras patrullas  para ir a refrescarse y emborracharse a la playa de Madero, donde caminan tomaditos de la mano en un ambiente romántico y de felicidad, con la total tolerancia  del mandatario Municipal Zorrilla, por lo que ya generó la duda sobre si este edil tendrá la misma desviación, porque el que con lobos se junta a aullar se enseña.

 Si es la renovada imagen que prometió para la corporación, pues qué gran mentira le dio el alcalde panista a su pueblo, pues que la corporación policial vial sea comandada por un par de maricones  y que sean pareja, no es lo correcto, simplemente porque su amor y romanticismo puede entorpecer el desempeño de sus funciones.

La crítica no es que sean homosexuales y que no deben desempeñar el puesto, sino que representan  un riesgo de inmoralidad, pues no se descarta que en cualquier esquina  de las calles u oficinas se les ocurra besarse e incluso hasta hacer el amor.

Si a través de ese par de  desviados sexuales y borrachos, Zorrilla planeó crear una extraordinaria  relación con la población, en donde la imagen, la conducta y la presencia de los agentes sea de gran trascendencia para la relación ciudadana, se equivocó, pues el par de tortolos no cumplirá con su compromiso con la gente, ya que su relación estará por encima de los intereses de la población.

O sea primero su amor y luego cumplirán con su trabajo, toda vez que una mirada, una tomadita de mano, un beso, una caricia  y suspiro, fortalecería cada día su gran sentimiento y querer.

La exigencia  del alcalde maderense  es que se cumpla de manera digna, con respeto y con orgullo las labores que tienen encomendadas, de cumplir con la misión de atender a la ciudadanía y esto nadie se lo asegura a Zorrilla, porque no se descarta que al acudir a cumplir con su obligación, se den una escapadita a la playa o a un hotel de paso.

Entre los uniformes que repartió el Alcalde, debió proporcionar uno  esta pareja vial, para que la ciudadanía identifique quien  es el desviado femenino, para que reciba un trato con ternura, con amor, aspi como se debe tratar a las damas.

Este par de tortolos tendrá que  ser llamado a cuentas por su Presidente Municipal, para que les fije reglas claras sobre su comportamiento en la vía pública, en horario laboral, pues recordemos que los agentes viles son el primer contacto  entre la ciudadanía y el gobierno  en las calles de una ciudad. Ya afuera de su trabajo pueden hacer lo que mejor les parezca, aunque también crea más negativa imagen al Presidente Municipal y a su Cabildo.

Cuando fueron designados, la pareja vial, aplaudieron la determinación del alcalde de nombrarlos a ellos jefes de transito, al manifestarle que es un gran cambio, se nota rápidamente, le dijeron, que la transformación  se está dando en los tiempos, forma y en la actitud sobre todo.

Ante ello, el escaso trabajo realizado por el Alcalde Andrés Zorrilla, así como su serie de pillerías y abusos, es conveniente que el dirigente estatal del PAN, Francisco Elizondo Salazar, exija rendición de cuentas a este mandatario, para que explique si estos jefes de la Dirección de Transito, cumplen con los exámenes de control y confianza, con los niveles de preparación y sobre todo si su comportamiento en el ejercicio de sus funciones es el adecuado, pues si su actitud y actuación es negativa, estaría perjudicando a este instituto político.

De tolerar a la pareja vial, las oficinas del Ayuntamiento se convertirían en centro de reunión de parejas de enamorados entre personas del mismo sexo y sería una falta de respeto para la ciudadanía.

Zorrilla, tendrá que poner orden.

Si no lo hace, el PAN deberá exigírselo, pues la buena imagen que pueda ganar este instituto político, también depende de la actuación y trabajo del alcalde Zorrilla, y hasta ahorita ha cometido muchos errores que le promoverán muchos votos en contra a los próximos candidatos panistas, es más me atrevo a comentar que Acción Nacional perderá la elección en ese municipio.

Ya no más falta que algunas damas salgan tomadas de su mano de la alcaldía y que el resto de los tránsitos ande besos y besos en las calles y debajo de los semáforos.

Ya no hay moral de parte del Alcalde Zorrilla, aunque si sale del closet se justificaría su tolerancia hacia su Director y Subdirector de Tránsito.

Correo:jrdelasota@hotmail.com